Este mes nos reunimos con el artículo de Elisabeth Sheff What Can You Learn from Polyamory como hilo conductor, revisando los siete puntos fuertes del poliamor de los que esta autora considera que todo el mundo podría aprender algo para sus relaciones, sean del tipo que sean. Los aspectos que tratamos fueron:

1.Repartir las necesidades.

En este punto se plantea que, frente a la visión monógama tradicional en la que tu pareja debe dártelo todo y complementarte en todo (compañía, apoyo, co-paternidad, mejor amiga, amante, terapeuta, encargada del hogar, fuente de ingresos, lo que sea) , las relaciones poliamorosas parten de que nunca una única persona puede asumir semejante carga, ni debe. Por ello son necesarias otras fuentes de apoyo, distintos grados de afectividad y relación con diferentes personas que crean una red a nuestro alrededor. Tal como lo define Sheff, “Lo importante no es la conexión sexual, sino la capacidad de buscar y establecer relaciones de poyo mutuo que vayan más allá de tu pareja”.

2.No abandonar demasiado pronto

Dice Sheff que, en las relaciones serias, abandonar sin haber intentado con insistencia hacer que las cosas funcionen puede significar terminar prematuramente con una buena relación simplemente por estar pasando por un periodo difícil. Las relaciones poliamorosas no son precisamente más sencillas que las monógamas, y quizás por eso requieren un gran esfuerzo de comunicación, a lo cual se une la capacidad de poder acudir a otras personas en busca de simpatía, apoyo y consejo frente a las crisis.

3.No quedarse demasiado tiempo

En equilibrio con el punto anterior, frente a las relaciones monóganas que muchas veces se ven incapaces de terminar limpiamente, y en lugar de ello entran en una espiral de reproches y odio; las relaciones poliamorosas tienen una mayor tendencia a entender que la relación ha cambiado, y transformarla, no necesariamente romperla ni terminar con ella.

4.Ser flexible y permitir el cambio

En este punto se hace referencia a que en las relaciones poliamorosas hay una tendencia importante a probar cosas diferentes cuando algo no funciona, a no dar ninguna estructura como fija e imprescindible. Eso hace a largo plazo que las familias sean más resilientes, más capaces de soportar los cambios, ya que el cambio de la configuración familiar y emocional no implica necesariamente la destrucción de ese núcleo de convivencia.

5. Apoyar el crecimiento personal

El poliamor, con toda la complejidad que conlleva, se convierte en un campo de entrenamiento para nuestra capacidad de introspección y de comunicación honesta. Eso permite, por un lado, algo tan esencial como conocerse a sí mismo, y por otro afrontar las emociones negativas cuando surgen, en vez de rechazarlas u ocultarlas. Además, la comprensión de que las relaciones son algo fluido y no tallado en piedra, ayuda no sólo al crecimiento propio, sino a apoyar la evolución de nuestras parejas, aunque eso no les lleve en la dirección que hubiéramos deseado.

6.Quitar el énfasis a la sexualidad

Frente a la visión tradicional monógama en la que la sexualidad define la importancia y preponderancia de una relación, en el poliamor es habitual que se considere que lo esencial son los vínculos emocionales, con todo lo que eso implica. Así, por ejemplo, es más sencillo cambiar los equilibrios y enfrentarse al cambio, y el final del sexo con una persona no tiene por qué significar el final de esa relación en los demás niveles, lo cual puede ayudar enormemente a la crianza, cuando se tienen hijos en común. Al mismo tiempo, se da la importancia que merecen todas las relaciones emocionalmente profundas, sean amigos, amantes o familia elegida.

7.Comunicarse con honestidad y a menudo

Finalmente, aunque es un tema que ha salido en los otros puntos, se vuelve a presentar la idea de la necesidad de comunicarse con honestidad y a menudo. Frente a la tendencia aceptada de que es no sólo adecuado sino aconsejable tener algunos secretos con tu pareja monógama para evitar conflictos, o utilizar mentiras piadosas u omisión de hechos, dentro del poliamor se trabaja en la necesidad de comunicar, y de aprender a comunicar, pasando por una introspección previa. Así, este trabajo de sinceridad sirve de refuerzo a la intimidad de los miembros de la relación.

Y con todas estos puntos de reflexión y todo a lo que dieron lugar, nos despedimos hasta el mes de abril.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s